¿Que es la Mediación Comunicativa?

El título de Técnico en Mediación Comunicativa se puede estudiar desde el año 2015. Han surgido muchas dudas sobre esta titulación: ¿qué es la mediación comunicativa?, ¿en qué se diferencia con la titulación anterior de Guía – Intérprete en LSE?, ¿qué salidas profesionales tiene?, etc.  Intentaremos, por tanto, daros respuesta a todas estas cuestiones.

El mediador comunicativo es una persona competente en sistemas alternativos de comunicación. Por ello, el profesional alcanza con esta titulación alcanza un nivel avanzado de lengua de signos, sistemas alternativos y aumentativos de comunicación (lengua de signos bimodal, dactilológico en palma, pictogramas, palabra complementada) y técnica guía para personas sordociegas.

Por tanto, los usuarios con los que puede trabajar el mediador comunicativo son:

  • Las personas sordas usuarias de lengua de signos.
  • Aquellas personas sordas o con discapacidad auditiva usuarias de lengua oral.
  • Las personas sordas con otras discapacidades asociadas.
  • Personas sordociegas.
  • Aquellas personas con trastorno del espectro autista (TEA).
  • Personas con trastorno específico del lenguaje (TEL).
  • Personas con Alzheimer, parálisis cerebral, o cualquier dificultad de comunicación, lenguaje y habla en general.

El mediador trabaja junto con un equipo multidisciplinar con el objetivo de apoyar y dotar de un sistema de comunicación adecuado para el usuario y promover su autonomía. Asimismo, las áreas que trabaja el mediador como profesional son: formativa, educativa, actividades de la vida diaria, área social y tiempo libre, laboral, apoyo a la comunicación, etc.

Por ello, son muchas las competencias profesionales definidas en las enseñanzas mínimas del Ministerio de Educación. Entre otras funciones del mediador, destacamos:

  • Realizar acompañamiento en situaciones de la vida diaria, apoyando al usuario en la realización de gestiones básicas.
  • Elaborar y poner en marcha programas de intervención social y educativa.
  • Orientar, sensibilizar a profesionales, familias, entidades, etc.; sobre las características y necesidades de las personas sordas, sordociegas o con dificultades a la comunicación.
  • Dinamiza la participación en actividades sociales, culturales, de ocio y tiempo libre, de los colectivos de atención.
  • Participar en la elaboración y puesta en marcha de acciones de sensibilización social sobre los colectivos con los que trabaja.
  • Asesorar sobre la accesibilidad e inclusión y facilita estrategias de participación y soporte en la comunicación.
  • Apoyar la elaboración y puesta en marcha de actividades en las asociaciones.
  • Propone e implanta sistemas alternativos y aumentativos de comunicación.
  • Facilitar la comunicación en el entorno de los usuarios, etc.